Escritos disidentes

$15.500

Categoría: Etiquetas: ,

ISBN: 978-956-09362-2-
ISBN eBook: 978-956-6088-01-1
14 x 21,5 cm
260
Dramaturgia, Ensayo

Escritos disidentes

Olympe de Gouges
Traducción Juan Pablo Pizarro de Trenqualye | Prólogo de Lina Meruane

2019 — Perdita

En 1793, la escritora de la primera reivindicación de los derechos de la mujer, Olympe de Gouges, fue guillotinada en la actual Place de la Concorde de París. En plena Revolución francesa, de Gouges se convierte en una de las intelectuales más osadas de su tiempo: empuñaba su pluma para escribir tratados, diatribas, ensayos epistolares e incluso teatro abolicionista, enfrentando los incesantes sabotajes de sus pares políticos y literarios. Estos escritos, que ella misma imprimía en formato de libros, afiches y panfletos, revistieron los muros de la ciudad. De Gouges pasó a la historia como una de las figuras más importantes de las primeras corrientes feministas, hasta ahora leída únicamente a través de biografías. Escritos disidentes coloca en circulación, por primera vez en nuestra lengua, una selección de su dramaturgia y ensayos políticos prologados por Lina Meruane. Ambas autoras conforman una escena letrada ficticia donde irrumpen con la potencia de su imaginación política y dialogan en las lindes de sus propias épocas.

Olympe de Gouges

Marie Gouze, nombre original de Olympe, nació en Montauban en 1748. Es considerada una de las pioneras del feminismo y una de las principales figuras de la Revolución francesa ...

Ver perfil completo

«Es el año 1791 y Olympe de Gouges levanta su frente, su rostro polvoriento bajo una esponjosa peluca blanca. Levanta los ojos oscuros al cielo. Levanta asimismo la pluma entintada para impugnar, por escrito, a quienes considera sus pares en la insurrección. De Gouges —así firmará sus muchas obras Marie Gouze, tergiversando el apellido, añadiendo la partícula aristócrata y las mayúsculas en cada letra, como si su firma fuera un grito o un lema de pancarta—; de Gouges, repito, está urdiendo un texto incendiario»

— Lina Meruane